Durante el proceso de estimulación pueden aparecer molestias tales como, distensión abdominal, dolor en el parte baja del abdomen, cefalea o aumento de tensión mamaria.

Tras la extracción ovocitaria, las quejas más frecuentes son, sensación de distensión abdominal, dolor en la parte baja del abdomen, pinchazos o dolor tipo cólico.
La mayoría de las veces el dolor se percibe como de intensidad leve-moderada, en estos casos se puede tomar Paracetamol o Nolotil, tratando de evitar la utilización de antinflamatorios como el ibuprofeno.

El alcohol es uno de los tóxicos más consumidos en nuestra sociedad, además de presentar una baja consciencia del riesgo en la afectación de la fertilidad. El consumo diario 140 gr por semana (2-3 unidades alcohólicas) en mujeres multiplica el riesgo de infertilidad por 1,6.

Referente al consumo de alcohol durante el tratamiento de reproducción asitida hay diversos estudios que han demostrado que el consumo de este, y especialmente cuanto más cercano es al tratamiento, se obtienen peores resultados, presentando menor número de ovocitos recogidos, menor tasa de embarazo y mayor tasa de aborto.

El consumo alcohólico durante el tratamiento de reproducción en los hombres también ha mostrado ser nocivo, relacionándolo con menores tasas de recién nacido por ciclo, de reproducción.

A la vista de estos resultados, se recomienda evitar el consumo de alcohol en aquellas parejas que vayan a realizar o estén inmersas en el proceso de una técnica de reproducción.