Son muchos las pacientes que acuden a VITA con muchas dudas sobre la fertilidad, algo provocado por la enorme cantidad de “fake news” y bulos creados a raíz del pensamiento popular. Nuestro objetivo hoy es cambiar algunas de estas ideas instauradas en la cabeza de muchos.

Tener sexo diariamente favorece la fertilidad: Falso

Existe la creencia de que consumar relaciones sexuales diariamente incrementa las posibilidades de concebir. Se trata de algo totalmente falso, lo ideal cuando estas buscando el embarazo es mantener relaciones sexuales los días cercanos a la ovulación.

La edad es un factor determinante para mi fertilidad: Verdadero

Una vez cumplidos los 35 años la fertilidad comienza a disminuir de manera exponencial, y esto es debido a que las mujeres nacen con un número determinado de óvulos que se van perdiendo en cada ciclo menstrual. Pero no solo se pierde cantidad de óvulos, también calidad. Esta es la razón por la que una mujer en la veintena tiene una mejor fertilidad.

En el caso de tener claro que quieres ser mamá en un futuro, se puede optar por la vitrificación de óvulos. Gracias a este tratamiento se logra preservar la maternidad y posponerla para cuando creas conveniente ser madre.

La vitrificación de óvulos se trata de una técnica congelación ultrarrápida que congela el material genético y que conserve la calidad de entonces hasta el día en el que la mujer se sienta preparada para ser madre.

El espermatozoide más rápido es el que fertiliza el óvulo: Falso

No se trata del espermatozoide más rápido, ya que antes de que puedan llegar al óvulo estos deben pasar por multitud de barreras. El que será capaz de llegar será el espermatozoide que sigue el rastro que han dejado los otros.

Un espermatozoide puede vivir hasta 5 días, mientras que el óvulo algo menos de 24 horas: Verdadero

Los espermatozoides pueden vivir en las trompas de falopio hasta cinco días, por lo que el óvulo puede ser fecundado por el esperma que llegó días antes.

Los anticonceptivos pueden producir una reducción en la fertilidad: Falso

No disponemos de evidencias científicas que prueben que los anticonceptivos hormonales reduzcan tu fertilidad. Por norma general, los anticonceptivos lograr durar en el cuerpo unas 24 horas, por lo que no influyen en la fertilidad futura.

Lo que si que es cierto es que cuando la mujer deja la pastilla, la ovulación deja de inhibirse permitiendo que los ovarios funcionen de nuevo de manera normal, pudiendo volver a tener un ciclo menstrual regular al pasar uno o dos meses.

Tener un ciclo regular y una menstruación normal implican ser fértil. Falso

Sí, una mujer con ciclos regulares tiene ovulaciones regulares; pero existen multitud de causas de infertilidad y si han pasado más de 12 meses intentando un embarazo sin conseguirlo, es necesario recurrir a un especialista (si se es mayor de 38 se deberá acudir cada 6 meses).

Si en mi familia no existen antecedentes de infertilidad, no me afecta. Falso

El simple hecho de que no se haya diagnostico ni constatados antecedentes familiares de infertilidad, no quiere decir que no existan. Hay otros condicionantes sobre la capacidad para engendrar, gestar y parir hijos los cuales no tienen relación alguna con la genética, como puede ser haber sufrido enfermedades de transmisión sexual, cirugías abdominales o pélvicas que pueden haber obstruido las trompas de Falopio, abortos previos, intervalo entre gestaciones, patologías autoinmunes, endometriosis, factores ambientales, edad, etc.

La infertilidad es una cuestión únicamente femenina Falso

Hoy en día existen estudios que estiman que los problemas para lograr un embarazo se reparten casi por igual entre hombres y mujeres. Casi un 40 % se deben a motivos relacionados con la mujer, mientras que otro 40 % son de origen masculino y el 20 % restante de la infertilidad responde a factores mixtos o desconocidos.

Deporte y yoga va a ayudar a mi fertilidad: Verdadero

No está demostrado que la práctica de actividad deportiva tenga un efecto positivo directo sobre la fertilidad, pero sí que permite a disminuir la ansiedad y malestar asociados a los problemas para conseguir el embarazo.