Unidad de Medicina Materno-Fetal

Una vez conseguido el ansiado embarazo, comienza una nueva etapa. En VITA, te acompañaremos a lo largo de esta gestación, para que llegue al final con total normalidad, tanto la madre como su bebé.

En esta unidad, se presta un seguimiento de la gestación, de manera personalizada, con profesionales altamente cualificados, provistos de tecnología puntera, y con el valor añadido de estar ubicados en el entorno hospitalario que brinda IMED.

Los embarazos conseguidos tras técnicas de Reproducción Asistida, si bien no tienen asociados mayor número de complicaciones, sí deben ser considerados de cierto riesgo, especialmente por los antecedentes de la mujer: esterilidad de larga duración, abortos previos, patología ginecológica. Y también influye que la mayoría de ellos cursan con edad materna avanzada.

Por tanto, sería recomendable un control obstétrico más exhaustivo y complementario al habitual.

La Unidad de Medicina Materno-Fetal de VITA, puede atenderte en estas circunstancias:

Se trata de la consulta que debe realizar toda mujer que decide iniciar búsqueda de embarazo. Con ello se persigue lograr un embarazo saludable para ella y su futuro bebé, y reducir los posibles riesgos.

¿En qué consiste esta consulta?

Se trata de conocer al detalle los antecedentes familiares y personales de la paciente y su pareja. A continuación, se practica una exploración ginecológica y se solicita una analítica básica.

Se dan consejos sobre embarazo y alimentación saludable, ejercicios, trabajo. Y se indican los suplementos de Yodo y Ácido Fólico, al menos un mes antes de la búsqueda de embarazo.

Especial importancia constituye si esta mujer padeciera alguna enfermedad crónica o si es consumidora de fármacos.

¿A quién se indica la consulta preconcepcional?

En general, sería recomendable que todas las mujeres con deseo gestacional cumplieran esta consulta.
Sería imprescindible en casos como:

  • Mujer de edad avanzada
  • Mujeres con malos antecedentes obstétricos: abortos, muertes fetales, malformaciones previas, etc.
  • Parejas con antecedentes familiares o personales de enfermedades hereditarias
  • Mujeres afectas de enfermedades crónicas o graves

El Diagnóstico Prenatal es el conjunto de técnicas diagnósticas encaminadas a conocer con exactitud la correcta formación y desarrollo del feto antes del nacimiento.

¿Qué son los defectos congénitos?

Son los defectos que ocurren durante el desarrollo del feto y se manifiestan tras el nacimiento. Ocurren en el 3% del total de recién nacidos.

Se dividen en tres categorías:

  • Malformaciones: representan la mayoría de los casos, con un 60%. Su diagnóstico se realiza únicamente con el empleo de la ecografía
  • Enfermedades genéticas: son el 28%, y su diagnóstico viene dado con el estudio de ADN.
  • Anomalías cromosómicas: en el restante 12%, siendo la más frecuente y conocida la Trisomía 21 o Síndrome de Down
¿Qué Técnicas de Diagnóstico Prenatal hay?

Las clasificamos en Invasivas y No Invasivas:

Técnicas de Diagnóstico Prenatal No Invasivas: nos permite conocer la población de riesgo para un defecto congénito. Contamos para ello con:

  • Historia clínica pormenorizada. Nos permite detectar posible riesgo aumentado en casos de edad materna avanzada, antecedentes de anomalías, portadores de alguna enfermedad conocida, etc.,
  • Analíticas: generales o test específicos. El más empleado en los últimos años es el Test Prenatal No Invasivo o Test de ADN Fetal en Sangre Materna. En él, se detectan anomalías en el número de los cromosomas fetales, a partir de la semana 10 de gestación, mediante una simple toma sanguínea de la madre. La fiabilidad es muy alta, muy cercana al 100%. Progresivamente va desplazando por tanto al llamado Test Combinado del Primer Trimestre, consistente en la combinación de datos ecográficos y analíticos, detectando anomalías solo de tres cromosomas, el 21, 13 y 18 y con una fiabilidad del 85%.
  • Ecografía, exploración siempre indispensable en el ámbito del diagnóstico prenatal. Debe practicarse por personal cualificado y contando con equipos de ultrasonidos de alta gama. Aunque puede realizarse en cualquier momento del embarazo, hay dos momentos clave en cuanto a la detección de anomalías fetales:
  • En semana 12: nos permite analizar marcadores que nos ponen en alerta sobre anomalías cromosómicas, entre otros la Translucencia Nucal, el Hueso Nasal y la Onda de Flujo del Ductus Venoso
  • En semana 20: dirigida a descartar la mayoría de las malformaciones fetales. Es por tanto la ecografía más importante.

Técnicas de Diagnóstico Prenatal Invasivas: permiten confirmar el caso ante la aparición de algún factor de riesgo encontrado en las técnicas no invasivas comentadas anteriormente. Las más utilizadas son:

  • Biopsia Corial. Se practica por vía abdominal o preferiblemente por vía transcervical, en las semanas 11 y 12. Se obtiene una pequeña muestra de la placenta, permitiendo conocer los cromosomas fetales e incluso estudios moleculares.
  • Amniocentesis. Se practica a partir de la semana 15 de gestación. Mediante una punción abdominal, se obtiene líquido amniótico donde se encuentran células fetales que permiten el estudio cromosómico fetal.

*En ambas técnicas también se pueden realizar estudios más en profundidad con las muestras obtenidas. Se trata del Array-HCG, estudios moleculares que analizan el genoma del individuo, para descartar determinadas anomalías genéticas

En VITA, estamos a tu lado en cualquier momento de tu embarazo, dispuestos a solventar cualquier duda que pueda aparecer, tanto si esta gestación ha sido conseguida tras tratamientos de reproducción asistida o de manera natural.

También podemos ofrecer visitas complementarias para comprobar la correcta salud de la madre y del bebé.

¿Con qué frecuencia se realizan las visitas de embarazo?

El número de visitas y su frecuencia dependerá del tipo de embarazo. En la mayoría de ellos, es suficiente con consultas mensuales y en el último mes, podrían ser semanales. Si se trata de un embarazo catalogado de “Alto Riesgo”, el ritmo de visitas deberá ser más frecuente.

¿Qué analíticas se realizan?

Habitualmente se realiza una en cada trimestre. En el primero se realiza una analítica básica de sangre y orina, y además se determinan diversos anticuerpos para descartar enfermedades infecciosas y por último el Test de Cromosomopatías: el Combinado o el Test de ADN Fetal.

En el segundo trimestre se realiza el Test de O´Sullivan, destinado al diagnóstico de diabetes gestacional.

Y en el tercer trimestre, se añaden las pruebas de coagulación y por último la prueba de detección del Estreptococo.

¿Qué ecografías se practican?

Se realizan en todas las visitas, es una exploración básica. En las primeras semanas, comprobamos diversos parámetros:

  • Gestación intrauterina y edad gestacional
  • Vitalidad del embrión en sus fases iniciales
  • Número de embriones
  • Marcadores de anomalías cromosómicas

Conforme avanza la gestación, nos sirve para:

  • Descartar malformaciones
  • Control de la placenta
  • Correcto desarrollo del peso fetal

Y en las últimas semanas:

  • Posición del feto
  • Su oxigenación, mediante el estudio con Doppler
Parto, puerperio y lactancia

El parto es la culminación. En IMED Hospitales, podrás encontrar al completo equipo humano que te atenderá en este esperado momento: ginecólogo, matrona, anestesista y pediatra. Y en su propio y ya conocido entorno hospitalario, con instalaciones cómodas y tecnología de vanguardia.

Tras el parto, se inicia el periodo llamado puerperio o cuarentena. Lógicamente se aconseja siempre que sea posible, la lactancia materna.

Y finalmente se realiza la revisión rutinaria aproximadamente al mes y medio.

En algunas ocasiones, se considera el embarazo como de Alto Riesgo. Y los conseguidos tras tratamientos de fertilidad, si bien no tienen más riesgos añadidos, en general se considera que necesitan cuidados más exhaustivos.

¿Cuándo se considera un embarazo de Alto Riesgo?

Hay muchas situaciones para considerar a un embarazo como de Alto Riesgo. Entre ellas podemos considerar las siguientes:

  • Mujeres con enfermedades previas al embarazo, siendo las más frecuentes la hipertensión y la diabetes
  • Malos antecedentes obstétricos anteriores, como abortos de repetición, muerte fetal, malformaciones fetales, partos prematuros o retardos de crecimiento.
  • Causas que surgen en el propio curso del embarazo actual: retrasos del crecimiento, amenaza de parto prematuro, signos de insuficiencia placentaria, hipertensión, diabetes, etc.

Y si finalmente se ha calificado tu embarazo de riesgo, en VITA ofrecemos la consulta especializada en su Unidad de Medicina Materno-Fetal, para así realizar controles más completos y tratar de conseguir un embarazo y parto exitoso.

Unidad de Alto Riesgo Obstétrico

Está formada por un equipo multidisciplinar: ginecólogo, genetista, pediatra, matrona, anestesista. Todos ellos integrados en el mismo Hospital IMED. Y contando con alta tecnología: equipos ecográficos de alta gama, monitorización, laboratorios y quirófanos propios.

Se realizan controles específicos y seriados, dependiendo del caso, y siempre por tanto con una atención personalizada.

Y en muchas ocasiones, se demanda y practican consultas complementarias a las del ginecólogo habitual, o porque surge alguna complicación o simplemente para confirmar un hallazgo adverso.

La utilidad de la ecografía durante el embarazo es indudablemente comprobar el buen desarrollo del feto. Con la introducción de las nuevas tecnologías en los actuales equipos y en concreto la tridimensión, encontramos un nuevo e interesante aspecto al observar con gran definición la cara fetal con sus numerosos gestos.

Es lo que se ha llamado Ecografía Emocional, pues con ella, y de manera inmediata, se produce un gran vínculo entre los futuros padres y este feto. Se transfieren sentimientos de agrado y tranquilidad y se incrementan claramente los lazos afectivos.

En tridimensión se muestra pues con gran precisión los rasgos fetales. Y si a ello se añade la cuatridimensión, es decir, el movimiento activo, identificamos al instante movimientos y expresiones faciales fácilmente reconocibles. Ello transmite a los padres momentos inolvidables, recuerdos e imágenes que nunca olvidarán.

Y, además, el estudio de estos gestos faciales y su cuantificación, sirve como una prueba más de bienestar fetal, en concreto se vinculan a un buen desarrollo neurofisiológico.

Se realiza con los equipos de ultrasonidos de alta gama con los que cuenta VITA. Puede practicarse en cualquier momento del embarazo, aunque es preferible en su segunda mitad. La calidad de las imágenes depende no obstante de varios factores: la posición del feto, la cantidad del líquido amniótico, pero especialmente de la experiencia del médico que realiza la exploración. Y todo el estudio, puede almacenarse de manera digital y proporcionarse por tanto a los futuros padres.

Hay pues una gran ayuda psicológica con este tipo de ecografías. Como decimos, el vínculo emocional se incrementa y ya perdurará para siempre.

Te puede interesar

Más noticias en el blog de VITA
Empezamos con mucho miedo, porque traíamos todas las ilusiones puestas y había muchas dudas. Pero poco a poco, el doctor nos fue explicando todo paso a paso, y así empezamos con el tratamiento y la medicación, hasta que por fin llegó el día de la transferencia. Y a día de hoy estamos felices esperando la llegada de nuestro chiquitín.
Blanca, Benidorm
A título personal, me gustaría aprovechar este momento para dar las gracias a los doctores Moya y Carracedo. No sólo por una profesionalidad excepcional, sino por un trato humano que en este largo camino he visto muy pocas veces, por no decir ninguna. Hacen falta más personas como ellas.
Belén, Torrevieja
  Whatsapp Live Chat
  Llama a tu centro