Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Coito Programado

El coito programado es una sencilla técnica de reproducción donde se sincroniza la ovulación con las relaciones sexuales, determinando el mejor momento para conseguir el embarazo de forma natural.

¿Tienes alguna duda?

Solicita información sin compromiso

Primera visita médica gratuita
966 87 87 82


(*) campos obligatorios

¿En qué consiste el coito programado?

El coito programado es una sencilla técnica donde las relaciones sexuales se programan al momento más fértil del ciclo menstrual, sincronizando la ovulación con las relaciones sexuales.

En primer lugar se realiza una estimulación ovárica suave. Para ello se utilizan una serie de hormonas semejantes a las que produce la propia mujer (gonadotropinas). La estimulación estará controlada periódicamente, ya que suelen desarrollarse varios folículos y si el número de éstos es muy elevado se puede producir una gestación múltiple.

Una vez uno o dos folículos han alcanzado el tamaño adecuado (18 mm de diámetro) se administra la hormona hCG para desencadenar la ovulación, la cual se producirá 34-38 horas después y que es cuando se indicarán las relaciones sexuales.

Con esta inducción a la ovulación, se determina la fecha de la ovulación y de esta forma, se indica a la pareja los días más apropiados para mantener relaciones sexuales.

Durante todo el tratamiento, su asistente personal estará disponible en todo momento para poder resolverle las dudas que pudiese tener y apoyarla en este momento tan especial.

¿Para quién está indicada esta técnica?

El coito programado está indicado para

  • Parejas donde la mujer tiene una ausencia de ovulación (anovulación).
  • Parejas donde la mujer padece trastornos ovulatorios (disovulación).
  • Parejas donde la mujer padece trastornos glandulares que afecten al funcionamiento ovárico.
  • Parejas con esterilidad de origen desconocido.
  • Parejas que no quieren recurrir a técnicas de fecundación in vitro o inseminación artificial por motivos morales o religiosos.

Antes de iniciar un ciclo de coito dirigido es necesario comprobar que la pareja cumple
una serie de condiciones:

  • Garantizar que no hay riesgo de contagio a la pareja y/o futuro bebé descartando el riesgo de una posible hepatitis C o B, VIH, rubeola, sífilis y toxoplasmosis.
  • Descartar mediante una ecografía posibles malformaciones uterinas y mediante un análisis hormonal posibles patologías hormonales.
  • Comprobar la permeabilidad de las Trompas de Falopio para garantizar el paso de los espermatozoides para que se dé la fecundación, y después que el cigoto llegue hasta el útero.
  • Verificar mediante un seminograma que no existen alteraciones seminales.
  • La edad de la mujer, la cual influye directamente en las probabilidades de éxito o fracaso. A partir de los 36 años es aproximadamente cuando empiezan a disminuir las posibilidades de embarazo.
Solicitar más información
15% por ciclo
El desarrollo del embarazo es totalmente normal; el riesgo de aborto, parto prematuro o un bebé con una malformación congénita es el mismo que en un embarazo obtenido sin estimulación ovárica.
La tasa de éxito es baja, alrededor de un 10% por ciclo. Es aconsejable probar esta técnica durante 3-4 meses ya que la mayoría de embarazos logrados se consiguen en los primeros meses. De todos modos, hay que tener en cuenta que en los resultados intervienen muchos factores como la edad de la mujer, el grosor de su endometrio, la calidad seminal, el tiempo de esterilidad, etc.
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Te puede interesar

Más noticias en el blog de VITA
Empezamos con mucho miedo, porque traíamos todas las ilusiones puestas y había muchas dudas. Pero poco a poco, el doctor nos fue explicando todo paso a paso, y así empezamos con el tratamiento y la medicación, hasta que por fin llegó el día de la transferencia. Y a día de hoy estamos felices esperando la llegada de nuestro chiquitín.
Blanca, Benidorm
A título personal, me gustaría aprovechar este momento para dar las gracias a los doctores Moya y Carracedo. No sólo por una profesionalidad excepcional, sino por un trato humano que en este largo camino he visto muy pocas veces, por no decir ninguna. Hacen falta más personas como ellas.
Belén, Torrevieja