Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Fecundación in Vitro (FIV) con semen de donante

FIV con semen de un donante anónimo

La fecundación in vitro (FIV) con semen de un donante es una técnica por la cual los ovocitos, una vez extraídos mediante punción folicular, son fecundados en el laboratorio por los espermatozoides de un donante anónimo cuidadosamente seleccionado. Aquellos que resultan fecundados correctamente, se observan durante varios días hasta el momento en que los embriones de mejor calidad son transferidos al útero materno. Es la técnica de reproducción asistida más empleada, consiguiendo unas altas tasas de embarazo.

¿Tienes alguna duda?

Solicita información sin compromiso

Primera visita médica gratuita
966 87 87 82


(*) campos obligatorios

¿En qué consiste la Fecundación in Vitro (FIV) con semen de donante?

Se empieza el tratamiento con la estimulación ovárica. El día que comience el período se avisará a su asistente pacientes, quien programará las fechas de las inyecciones y la dosis de la medicación exacta (siguiendo las instrucciones del ginecólogo). Se estimulan los ovarios con hormonas semejantes a las que produce la propia mujer, con el objetivo de desarrollar los folículos y obtener más ovocitos durante ese ciclo.

Unos 5 o 6 días después de empezar con la medicación se realizarán los controles ecográficos para observar el crecimiento de los folículos en los ovarios. Estos controles se repetirán periódicamente hasta que los folículos alcancen el tamaño adecuado.

Una vez varios folículos han alcanzado el tamaño adecuado (18 mm de diámetro) se administra la hormona hCG para desencadenar la maduración final de los ovocitos, la cual se producirá 34-36 horas después y que es cuando se realizará la punción folicular.

Cuando se consigue un número suficiente de ovocitos se realiza la punción folicular. Bajo sedación, el especialista en fertilidad extrae los ovocitos maduros,aspirando el líquido de éstos mediante una aguja muy fina guiada por ecografía transvaginal en el quirófano.

Se trata de una intervención mínimamente invasiva y rápida, donde la paciente estará sedada unos 10-15 minutos aproximadamente, y podrá volver a su actividad inmediatamente.

Una vez obtenidos los ovocitos, se procederá a la capacitación seminal de los espermatozoides de un donante anónimo tras descongelar una muestra obtenida de un banco de semen.

La muestra de semen es seleccionada en el laboratorio mediante técnicas de lavado, donde se escojerán aquellos espermatozoides con mayor movilidad.

El equipo biomédico de VITA decidirá, según los antecedentes y características de la paciente, qué técnica de inseminación (FIV o ICSI) es la más apropiada.

Mediante el FIV convencional, los ovocitos recuperados y los espermatozoides capacitados se ponen en contacto en una placa de laboratorio, y se espera que uno de ellos consiga fecundar al ovocito de manera autónoma.

Mediante el ICSI (microinyección intracitoplasmática de espermatozoides), el embriólogo introduce un espermatozoide seleccionado entre la muestra se semen en el interior de cada ovocito con la ayuda de un micromanipulador y una microaguja, de manera directa en el laboratorio.

Al día siguiente de la inseminación, se observa la fecundación de los ovocitos. Aquellos que hayan sido fecundados de manera correcta se mantendrán en el laboratorio en observación, donde día a día se irá viendo cómo los embriones se van dividiendo y aumentando su número de células.

Los embriones resultantes que tengan las características morfológicas adecuadas serán los que se transfieran al útero materno. Los embriones sobrantes serán congelados mediante técnicas de criopreservación.

El ginecólogo utilizará un pequeño catéter para guiar a los embriones a través del cuello del útero y depositarlos en éste. El procedimiento de la transferencia embrionaria dura pocos minutos y el tiempo de recuperación de la paciente es mínimo.

Para facilitar la implantación del embrión se administra progesterona vía vaginal para dar un soporte a la fase lútea.

La prueba de embarazo se realizará mediante un análisis de sangre 13 días después de la punción folicular.

Si la paciente sufre pérdidas de sangre antes de realizarse el test es importante que nunca abandone la medicación y que se ponga en contacto con el equipo médico para que la asesore.

Durante todo el tratamiento de fecundación in vitro, su asistente personal estará disponible en todo momento para poder resolverle las dudas que pudiese tener y apoyarla en este momento tan especial.

fases de la fecundación in vitro con semen de donante

¿Para quién está indicada esta técnica?

La Fecundación in Vitro con semen de donante (FIV heterológa) está indicada para

  • Parejas donde el hombre tiene factor masculino severo, con mala calidad espermática o azoospermia.
  • Parejas donde el hombre es portador de una enfermedad genética que no puede ser diagnosticada mediante DGP.
  • Parejas donde se sospeche de una mala calidad embrionaria o fallos de implantación repetidos debido a un factor masculino como causa principal.
  • Parejas que han fallado Fecundaciones In Vitro previas con semen de pareja.
  • Mujeres sin pareja masculina que deseen conseguir el embarazo y ser madre en solitario.
  • Parejas de mujeres homosexuales.
Solicitar más información

Los requisitos para que una pareja se someta a una fecundación in vitro y tenga la mayor posibilidad de éxito son:

  • Descartar mediante una ecografía posibles malformaciones uterinas que pudiesen afectar a la implantación y el desarrollo del embarazo. Además, garantizar una respuesta a la estimulación ovárica para recuperar un mínimo de ovocitos aptos para poder realizar la técnica.
  • Seleccionar una muestra seminal de un banco de donantes anónimos con unos parámetros de recuento y motilidad adecuados, seleccionados con un protocolo de “Screening de Donantes”  que detecte enfermedades genéticas autosómicas recesivas.
promoción en tratamientos de fertilidad de VITA 2017
69% Tasa acumulada
El primer bebé probeta, Loise Brown, nació el 25 de junio de 1978, en Reino Unido. En España, fue el 12 de julio de 1984 cuando se consiguió el primer nacimiento mediante FIV.
Se estima que 1 de cada 6 parejas es infértil en nuestro país. Unas 80.000 se someten cada año a técnicas de reproducción asistida.
La Fecundación in vitro no es un tratamiento doloroso pero en algunas fases del ciclo se pueden producir estados de ansiedad, sobre todo después de la transferencia embrionaria, cuando se está a la espera del resultado.

¿De dónde provienen los donantes de semen?

Los donantes de semen, según indica la legislación española sobre donaciones, deben cumplir algunos requisitos. Tienen que tener entre 18 y 35 años, gozar de buena salud mental y física, poseer buena calidad seminal y no padecer ninguna enfermedad genética ni de transmisión sexual.

VITA emplea el banco de donantes de semen CEIFER, cuyos donantes pasan por un estudio estricto y exhaustivo con el fin de garantizar la calidad de los tratamientos. El donante se someterá a varias pruebas y estudios, como una primera evaluación médica, un test psicológico, un estudio de la calidad seminal, un estudio genético y estudio de enfermedades infecciosas, enfermedades de transmisión sexual, etc.

Todos los donantes de semen pasan por el “Screening de Donantes“, un Estudio de Portadores de Enfermedades Genéticas de carácter Autosómico Recesivo. Mediante este test es posible detectar las enfermedades genéticas autosómicas recesivas más habituales. Además, para la asignación del donante se sigue un “Matching Genético“, un protocolo para que donante y paciente no compartan mutaciones en los mismos genes.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Te puede interesar

Más noticias en el blog de VITA
Empezamos con mucho miedo, porque traíamos todas las ilusiones puestas y había muchas dudas. Pero poco a poco, el doctor nos fue explicando todo paso a paso, y así empezamos con el tratamiento y la medicación, hasta que por fin llegó el día de la transferencia. Y a día de hoy estamos felices esperando la llegada de nuestro chiquitín.
Blanca, Benidorm
A título personal, me gustaría aprovechar este momento para dar las gracias a los doctores Moya y Carracedo. No sólo por una profesionalidad excepcional, sino por un trato humano que en este largo camino he visto muy pocas veces, por no decir ninguna. Hacen falta más personas como ellas.
Belén, Torrevieja