Test de Fragmentación del ADN en espermatozoides

El Test de Fragmentación Espermático sirve para medir la integridad del material genético de una muestra de semen, con el objetivo de medir las roturas o lesiones en las cadenas del ADN de los espermatozoides.

¿En qué consiste el test de fragmentación de ADN espermático?

Es una prueba diagnóstica avanzada en el estudio de la infertilidad masculina, realizada en casos concretos para completar la información obtenida tras un seminograma. El test de fragmentación espermática sirve para analizar el estado en el que se encuentra el DNA de los espermatozoides, el cual esta localizado en la cabeza de los mismos y que supone su integridad genética. Cuanto mayor sea el número de roturas o lesiones de este material genético, mayores serán las complicaciones para conseguir el embarazo.

¿Qué es la fragmentación de ADN en espermatozoides?

El espermatozoide es una célula altamente especializada, ya que su única función es la de transportar el ADN masculino, fuera del cuerpo del varón hasta el óvulo femenino. Durante su formación, se produce una supercompactación del ADN celular para que quede protegido y pueda caber en la cabeza del espermatozoide, cuando se da este proceso durante la espermatogénesis pueden producirse roturas en las hebras de la doble cadena de ADN, dando lugar a la fragmentación del ADN.

Este fenómeno también se puede producir por procesos exógenos o ambientales, es decir, durante la formación del espermatozoide no existen roturas, pero luego hay diferentes metabolitos en el ambiente testicular, como las especies reactivas de oxígeno, que pueden producir este tipo de roturas del material genético. Podríamos clasificar la fragmentación como de “origen basal”, cuando se produce durante la formación del espermatozoide, y la fragmentación de “origen ambiental”, cuando se produce debido a las condiciones ambientales que se dan en las diferentes partes del testículo una vez el espermatozoide ya está formado.

Las roturas de alguna de las cadenas del ADN pueden darse a dos niveles: rotura de cadena simple, cuando sólo se rompe una de las dos cadenas, y rotura de cadena doble cuando se rompen las dos cadenas.

Consecuencias de la fragmentación espermática

La Fragmentación del ADN en espermatozoides puede dar lugar a diferentes problemas durante la fase embrionaria, desde bajas tasa de fecundación o bloqueos en el desarrollo de los embriones hasta producir abortos tempranos. Cuando nos enfrentamos a una rotura de cadena simple en muchas ocasiones toda la maquinaria citoplasmática del ovocito es capaz de reparar esa rotura, pero cuando la rotura es de cadena doble, no se da esta situación. En el laboratorio se puede minimizar el impacto en este crecimiento embrionario mediante el uso de diferentes técnicas de selección espermática, como el uso de ácido hialurónico o técnicas de microfluidos.

¿Cuándo está indicado el test de fragmentación de ADN espermático?

El test de fragmentación de ADN espermático es indicado en pacientes que se encuentran con los siguientes casos:

  • Con una baja tasa de fecundación, embriones de baja calidad, fallo repetido de implantación, abortos de repetición.
  • Varicocele.
  • Infecciones genitourinarias.
  • En hombres mayores de 45 años.
  • Fumadores y personas expuestas a tóxicos ambientales.
  • Exposición a altas temperaturas (fiebre).

¿Cómo se obtiene la muestra para su análisis?

  • Guardar entre 2 y 3 días de abstinencia sexual (salvo indicación contraria en muestras de baja calidad).
  • Recoger la muestra en un vaso estéril ( te proporcionaremos uno; no obstante dichos vasos se venden en cualquier farmacia). La forma de obtener la muestra es mediante masturbación, no siendo válido ni el coitus interruptus ni el uso de preservativos comerciales.
  • Guardar las máximas condiciones higiénicas en la recogida de la muestra (lavado previo de manos).
  • Procurar que la muestra sea completa, es decir, que todo el eyaculado entre dentro del bote.
Solicitar más información

Te puede interesar

Más noticias en el blog de VITA
Empezamos con mucho miedo, porque traíamos todas las ilusiones puestas y había muchas dudas. Pero poco a poco, el doctor nos fue explicando todo paso a paso, y así empezamos con el tratamiento y la medicación, hasta que por fin llegó el día de la transferencia. Y a día de hoy estamos felices esperando la llegada de nuestro chiquitín.
Blanca, Benidorm
A título personal, me gustaría aprovechar este momento para dar las gracias a los doctores Moya y Carracedo. No sólo por una profesionalidad excepcional, sino por un trato humano que en este largo camino he visto muy pocas veces, por no decir ninguna. Hacen falta más personas como ellas.
Belén, Torrevieja
  Whatsapp Live Chat
  Llama a tu centro